El crecimiento económico de la eurozona se está consolidando

Explicar la evolución de los datos macroeconómicos desde la última reunión del BCE hasta ahora (tanto IPC como PIB).-

En cuanto a los datos ya conocidos, el PIB definitivo de la Eurozona correspondiente al segundo trimestre de 2017, publicado el pasado 7 de septiembre, se situó en el 0,6% trimestral, (el 2,3% en tasa interanual). Este dato supone el decimoséptimo trimestre de expansión del PIB y el tercer trimestre consecutivo con crecimiento económico igual o superior al 0,5%. Lo que significa que se puede considerar ya que la economía de la Eurozona crece de forma estable.

Con todo, el PIB es un indicador que apunta el crecimiento “a posteriori” de cuando se produce. Pero si repasamos los principales indicadores adelantados de actividad, (PMI, Encuesta ZEW, Confianza Económica, Clima Empresarial, Confianza del Inversor, etc), nos muestran lo mismo: La economía europea crece con consistencia. Los principales organismos que emiten pronósticos sobre el crecimiento económico han revisado al alza, ligeramente, pero al alza, sus previsiones para el crecimiento económico de la Eurozona.

Como pegas, se aprecian algunos aspectos que, si bien no pueden calificarse de preocupantes, sí que no se comportan como se debería esperar, como es el caso, por ejemplo, de la demanda interna, que no crece al ritmo esperado.

Y quizás el único indicador de los que sigue el BCE que se queda claramente atrás, es el IPC: no se mueve de 1,50, queda lejos del 2% requerido. Pero el “no crecimiento” de la inflación es algo generalizado en el mundo occidental, algo sobre lo que habría que hacer una reflexión más amplia, que quizás podemos dejar para otra ocasión.

Comentar si finalmente Mario Draghi va a comenzar a reducir el QE y cómo lo va a hacer- hay expertos que dicen que reducirá en cantidad pero que prolongará en el tiempo , otros que simplemente reduce cantidad y mantiene el tiempo.

Varios miembros del Consejo de Gobierno del BCE, en diferentes declaraciones, han generado una clara expectativa de tras la reunión del jueves se anunciarán detalles sobre la senda prevista para dar fin durante el próximo año a los programas de compras de deuda (pública y corporativa), siendo el objetivo reducir a “cero” el volumen actual de 60.000 millones de euros al mes.

Hay razones para ir abandonando los estímulos monetarios, por ejemplo:
Como decíamos al principio, el crecimiento económico se ha consolidado. Además, un programa muy prolongado en el tiempo y elevado en volumen pierde eficacia, pudiendo generar riesgos importantes, desestabilización económica a la hora de retirar los resultados, además de daños a sectores como el bancario, incapaces de trabajar en un entorno de tipos de interés tan bajos. El riesgo es especial cuando ya otros bancos centrales, como es el caso de la Reserva Federal, han comenzado a retirar los estímulos.

Pero es evidente que también existen razones para no precipitarse. Es verdad que el crecimiento económico parece consolidado, pero hay variables, como la demanda interna, que siguen débiles. La inflación sigue muy baja, alejada del objetivo del 2%. Una subida de tipos en el mercado producida por un abandono demasiado rápido del programa de estímulos, produciría una mayor apreciación del euro, algo que dañaría al crecimiento y a la inflación.

Y por último, qué efecto va a tener sobre el crecimiento económico y en especial sobre las primas de riesgos – el BCE compra todos los meses deuda española y hay expertos que dicen que nuestra prima de riesgo se va a disparar

Efectivamente, esto que planteas es importante.
¿Qué puede ofrecer Draghi al mercado para no generar tensiones? Por ejemplo:

1) Extender lo máximo posible el programa en el tiempo, si es posible durante todo 2018, aunque se reduzcan las cantidades de compras mensuales e insistir en su flexibilidad. Si las cosas van mal, se puede retomar.

2) Enfatizar en que las subidas en los tipos de interés de referencia no se producirán hasta bien después de dar por concluido el programa de compras.

3) Es muy importante señalar que se apoyará especialmente con compras a los bonos periféricos. En una situación como la de España, esto es especialmente importante.

4) Dentro del programa de compras mensuales, será importante mantener los importes asignados a los bonos corporativos. No suponen un volumen importante sobre el total y permitirá a las empresas seguir financiándose confortablemente.

El objetivo debe ser sobre todo que, la prima de riesgo de los países periféricos no repunte con fuerza (algo especialmente importante para España en estos momentos) y que el euro, al menos, se mantenga, aunque lo mejor sería que tendiera a depreciarse.