Resultados Siemens Gamesa y Técnicas Reunidas. La importancia de una buena comunicación corporativa

El pasado 26 de julio, los resultados Siemens Gamesa trimestrales correspondieron a sus primeros meses tras la integración.

Al día siguiente de los resultados Siemens Gamesa, la bolsa dio un primer “toque de atención”, bajando su cotización un 17%. Al mercado no le gustaron nada los datos presentados, que mostraban descensos en buena parte de las principales líneas de la cuenta de resultados provocados por la parada en el importante mercado indio, a la espera de realizar una transición hacia el modelo de subastas.

Las ventas desde el 3 de abril, fecha en la que se hizo efectiva la fusión, ascendieron a 2.693 millones de euros, un 7% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los márgenes también se estrechaban.

Unos meses atrás, cuando se presentaban las cifras y estrategia que se planteaba de cara a los próximos meses después de la integración de Gamesa y Siemens Wind Power, nada hacía prever que las primeras presentaciones de resultados trimestrales fueran a defraudar tanto.

Los resultados trimestrales correspondientes al tercer trimestre, publicados como decimos el 26 de julio, generaron grandes dudas a muchos analistas y se produjeron bastantes ajustes a la baja en los precios objetivo de Siemens Gamesa, pero lo cierto es que la compañía no modificó su guía para los trimestres venideros.

Entre el día 25 de julio, que el valor cerró a 17,454 euros, y el 26 de septiembre, en que cerró a 10,885 euros, el valor no dejó de bajar, dejándose un 37,64%. A partir de esa fecha, algunos inversores comenzaron a prestar atención a Gamesa, después de una corrección tan drástica.

resultados siemens gamesa

Pues bien, después de apenas dos semanas de recuperación, el viernes 13 de octubre, a las siete y media de la tarde, nos encontramos con otra nueva sorpresa negativa: Publicación de un Hecho Relevante en la CNMV rebajando la previsión de EBIT y de márgenes para el ejercicio cerrado el 30 de septiembre.

La reacción de los inversores fue de nuevo contundente: vuelta a mínimos de la cotización y sobre todo un “recado a los responsables de Siemens Gamesa: Se ha perdido la confianza.

El día 6 de noviembre se publicaron los resultados de cierre de ejercicio, (el año fiscal termina el 30 de septiembre). Resultados débiles tal y como la compañía había anticipado. Explicaciones: malas condiciones del mercado indio, ajustes contables de los inventarios por la situación de los mercados en Sudáfrica y Estados Unidos, activación de medidas extraordinarias (plan de reducción de plantilla) y mantenimiento de consecución del objetivo de sinergias y fuerte recuperación en la entrada de pedidos.

Están bien las explicaciones, pero va a ser muy difícil recuperar la confianza de los inversores. Lo avisé en mi intervención del pasado 16 de octubre en el programa “Capital” de Radio Intereconomía (a partir del minuto 02:00 del audio) y lamentablemente, se ha confirmado.

Los analistas van a tardar tiempo en volver a confiar en Siemens Gamesa.

Y curiosamente vemos como casi nadie aprende de los errores de los demás y hace unos días nos hemos encontrado con un caso muy parecido, el de Técnicas Reunidas.

Coincidiendo con los descensos en el precio del petróleo, la cotización de Técnicas Reunidas vivió un ejercicio complicado durante 2015. Una vez estabilizado el crudo, Técnicas Reunidas, fue uno de los valores estrella de 2016 en la bolsa.

Sus informes trimestrales mostraban una cartera de pedidos envidiable, que le permitía cubrir prácticamente dos años de ventas, y una situación financiera tan solvente que le permitía presumir de ser una de las pocas compañías con caja neta positiva, todo ello a pesar de las dudas que sus principales clientes (empresas petroleras) podían mostrar cara a emprender nuevos proyectos de inversión.

Durante 2017 algunos analistas comenzaron a detectar tensiones en las cifras trimestrales publicadas por la compañía. Las márgenes parecían estrecharse, la cartera de pedidos no crecía como en otras ocasiones y había que “tirar” de la caja neta para financiar retrasos en algunos proyectos iniciados y demorados por los clientes.

A pesar de que sus estados financieros seguían mostrando mucha solvencia, llegaron las revisiones a la baja en los precios objetivo publicados por las casas de análisis y la cotización cayó con fuerza desde julio hasta entrado el mes de octubre, cuando consiguió recuperar hasta los 28,5 euros por acción en sus últimas semanas.

tecnicas reunidas

El jueves 9 de noviembre, por la tarde, en vísperas de publicar los resultados correspondientes al tercer trimestre de 2017, la empresa anunció que se había adjudicado un contrato por valor de 2.000 millones de euros con Aramco, empresa petrolera de Arabia Saudí que está trabajando para comenzar a cotizar en varias plazas bursátiles en 2018.

Pero el viernes 10, antes de la apertura del mercado, Técnicas presentaba unos resultados con un descenso del 45% de los beneficios, todo ello acompañado de una drástica rebaja de las previsiones después de reconocer sobrecostes en proyectos en marcha con “alta incertidumbre de recuperación”.

La reacción fue inmediata: una hora en subasta de volatilidad sin poder cotizar, llegando a caer hasta los 19,25 euros por acción, niveles no vistos desde enero de 2009.

El mismo viernes, en el programa “Primera Hora” de Gestiona Radio (minuto 18:30) y por la tarde, en el programa “Mercado Abierto” de Capital Radio, (minuto 10:25), ya lo comentábamos: «El mercado va a tardar en creerse lo que le diga Técnicas Reunidas».

El lunes 13 por la mañana, en el programa “Capital” de Radio Intereconomía, ya más en frío, volvíamos a apuntar que el problema de Técnicas Reunidas es de comunicación, porque probablemente, el mercado había reaccionado de forma excesivamente negativa, ya que podíamos ver como a pesar de ser modificados drásticamente a la baja muchos precios objetivo por parte de analistas, estos precios de referencia estaban por encima de los actuales niveles de cotización y que a medio plazo, los actuales precios serían oportunidades de entrada. Pero a corto plazo, se va a tardar mucho en olvidar este profit warning.