Psicotrading: ¿Son importantes las metas en el trading?

Preparados, listos, ¡ya! Suena el pistoletazo de salida y los corredores comienzan a dar zancadas rápidamente. Pero, ¿dónde se encuentra la meta? Ninguno de ellos lo sabe, sólo saben que está hacia el norte. Un disparate.

Todas las carreras tienen una meta bien definida. Con esto no sólo se consigue que los participantes puedan saber hacia dónde correr, sino también distribuir de la forma más eficiente las energías. En caso de no saber hacia dónde correr, cuando para un atleta llegara el momento preciso de utilizar sus últimos recursos, posiblemente ya fuera demasiado tarde, tras haber desperdiciado todas sus energías intentando averiguar hacia dónde correr.

En cualquier faceta de la vida diaria, la colocación de metas es una herramienta fundamental para conseguir antes aquello que anhelamos, aquello por lo que luchamos. La falta de metas, y de movimiento, te hace imposible realizar tu sueño. Y tener metas equivocadas canaliza las energías también de una forma equivocada. Cualquiera de los dos errores, no tener metas o fijarlas mal, puede dar el mismo resultado que si no hicieras absolutamente nada.

¿Por qué son las metas necesarias para todo en la vida? Principalmente, por dos cosas:

1- En primer lugar, te hace andar hacia adelante. Así de claro, simple pero evidente en la práctica. Si nos ponemos metas, lo que entendemos es que vamos a dar siempre pasos para mejorar, no hacia atrás. Si dejáramos a la casualidad conseguir o no aquello que queremos, podríamos, sin darnos cuenta, estar dando pasos de cangrejo y cuando nos hubiéramos dado cuenta, haber retrocedido demasiado como para comenzar de nuevo.

2- Nos mantiene concentrados en los aspectos fundamentales de aquello que queremos conseguir. Y estaremos preparados y concentrados cuando las circunstancias vayan a nuestro favor. No desperdiciaremos oportunidades únicas que, como sabemos, en muchos casos pasan sólo una vez.

Llevando esto a nuestro campo, si nos establecemos metas en el trading, podremos hacer de nuestra operativa un trabajo más eficiente, ya que sabremos de dónde venimos y, lo que es más importante, hacia dónde vamos.

Hay que fijarse metas como intentar ejecutar nuestras órdenes cuando se cumplan todos los parámetros que tenemos decididos, ejecutar nuestros stops en el momento en que nuestro método lo diga y no dejarlos ir más allá, obtener equis puntos diarios, etc.

Metas que, como vemos, siempre nos intentarán llevar hacia adelante. Podemos establecernos metas diarias, semanales o de más plazo. Hasta que perfeccionemos nuestro trading y modelemos los aspectos más importantes.

Esto, además, nos va a obligar a llevar un registro de nuestras operaciones y un diario de trading, para permanecer conscientes al cien por cien de nuestra operativa y no dejarla naufragar al azar. Obviamente, las metas que pongamos tienen que cumplir una serie de condiciones para que puedan ayudarnos y no provocar un efecto contrario.

Toda meta en la vida, y especialmente las metas en el trading, tienen que ser:

De corto plazo: efectivamente, si queremos ir escalando poco a poco, tendremos que fijarnos no en la meta, sino en la siguiente piedra que tenemos que alcanzar. Si nos vamos demasiado lejos, puede que nos perdamos entre meta y meta. Si por algo funciona este aspecto, entre otros muchos, es porque de esta manera nos mantenemos alerta, al tener ese aliciente que nos da el hecho de saber que estamos rozando con los dedos aquello que queremos. Algo que no tendríamos si la meta buscada estuviera tan lejos que nos costara incluso verla. Tal y como les sucede a aquellos que no se ponen metas, que simplemente saben aquello que quieren conseguir, pero les queda tan lejos que el solo hecho de pensar en el gran esfuerzo que tienen que hacer desde el kilómetro 0 hasta el 1.000 les anula cualquier esperanza. Si te pones metas cada 50 kilómetros, disfrutarás del viaje y podrás saber
en qué punto te encuentras.

Definida: que pueda entenderla. Y saber exactamente en qué consiste. Si tiene alguna duda, plantéese de nuevo la cuestión, ya que es muy posible que, incluso una vez conseguida la cuenta, no sepa exactamente si era eso lo que quería o era otra cosa. Por tanto, defina lo que quiere hacer. Planteamientos como “ser mejor trader” no tienen ningún valor como meta.

Realista: si sabe que acaba de empezar, su meta no debería ser “ganar 1.000 euros todos los días”, ya que, posiblemente, ni por capital ni por experiencia podrá hacerlo. Si para algo nos sirven las metas es precisamente para darnos cuenta de dónde estamos y bajarnos los pies al suelo, así que no se valga de ellas para seguir haciendo castillos en el aire. Lo único que conseguirá será desanimarse cuando vea que esa meta no se cumple. Un truco, si ve que después de un tiempo no cumple aquella meta que está buscando, es plantearse alguna más fácil, intermedia, para ver si de esta manera puede coger impulso hacia lo que buscaba. Sólo espero que con este mapa pueda seguir caminando sin perderse por la jungla de los mercados.

Alejandro de Luis

 

Alejandro de Luis es un colaborador externo e independiente en materia de formación. El contenido de sus artículos no pueden ni deben interpretarse como una  actividad de asesoramiento/recomendación. Las opiniones vertidas en los artículos sólo representan las de Alejandro de Luis, no las de iBroker Global Markets.