Blog de trading iBroker: Consecuencias en los mercados financieros de la subida del precio del gas.

¿Cuáles son las consecuencias de la subida del precio del gas en los mercados financieros?

Asistimos atónitos a las violentas subidas de las últimas semanas del precio del gas natural. Concretamente en USA el precio se ha multiplicado por dos, mientras en Europa y Asia alcanzaba un valor 10 veces superior (Figura 1). Un panorama muy similar se ha experimentado en los precios del carbón, con subidas de un 500% desde Mayo de 2020 (Figura 2). El encarecimiento del gas natural y del carbón han provocado la subida de los precios de la electricidad en todo el mundo, sin excepción. Pero, ¿cuáles son las consecuencias de la subida del precio del gas en los mercados financieros?

Las consecuencias de esta crisis energética esta trasladando sus efectos a los mercados de Futuros. No solo a los contratos directamente implicados como el Futuro del gas natural o el Futuro del Petróleo. Por ejemplo, también lo haría a los mercados de renta variable o de divisas.

Figura 1: Precios de los mercados de Futuros del Gas Natural.
Figura 2: Precios del Carbón.

Estos elevados precios podrían ser temporales si aconteciera un otoño/invierno menos crudo de lo habitual en el hemisferio norte. Sin embargo, si las exigencias climáticas mantuvieran la tensión en los precios, esto podría conllevar severas consecuencias para los consumidores y empresas en todo el mundo, incluido los EEUU, con inflación en los precios y menores márgenes comerciales para las empresas.

Blog de trading iBroker: Consecuencias en los mercados financieros de la subida del precio del gas.

1. Subida de los costes de producción en todo el mundo, especialmente en Eurasia

Los procesos manufactureros son intensivos en energía. La industria pesada se alimenta de un mix de carbón, gas natural, electricidad (gran parte de la cual se genera por carbón y gas natural), y petróleo, con una mínima aportación de las energías renovables. En décadas pasadas, las empresas manufactureras de EEUU y Canadá consolidaron importantes ventajas competitivas en torno a sus costes de producción gracias a un precio relativamente barato del gas natural en Norte América. Concretamente, para los norteamericanos, el coste de la energía solo representaba en 2014 un 2% del coste de producción (gas natural) y un 1% adicional (electricidad). En sus homólogas europeas o asiáticas esta cifra se eleva a 5-8% (gas natural) y un 2-5% por la electricidad.

Figura 3: Peso del coste del Gas natural y la electricidad en las manufacturas mundiales.

Si el gas natural y la electricidad suponían un coste de producción en torno al 10% en Europa y Asia, la subida del 500% de estas fuentes de energía dispararía el coste hasta el 50%. Y recordemos que Eurasia aglutina el 75% de la producción manufacturera mundial, con USA un 18%, México un 2% y Canadá y Brasil un 1%.

Figura 4: Porcentaje de la producción manufacturera a nivel mundial.

2. Rotura de las cadenas de aprovisionamiento y distribución

Antes de la última subida de los precios del gas natural y del carbón, las cadenas de aprovisionamiento ya estaban experimentando a nivel global severas tensiones. Aunque no es un indicador perfecto para medir las interrupciones en las líneas de suministro, el costo de envío, medido por el Baltic Dry Index, ha aumentado un 350% desde principios de año (Figura 5). La revolución de las entregas “just in time” comenzó en Japón en la década de 1980 y se extendió por todo el mundo en la década de 1990, reduciendo los costes de inventario y liberando capital circulante, lo que generó enormes ganancias en eficiencia y productividad.

Sin embargo, el modelo “just in time” dejaba a los fabricantes poco margen en caso de que las líneas de suministro se interrumpieran. Si bien la pandemia y sus consecuencias han demostrado la vulnerabilidad de las disrupciones en las líneas de suministro “just in time”, es probable que los crecientes precios del gas natural y la electricidad estresen aún más esas líneas de suministro durante los meses de otoño e invierno de 2021-22. Este podría ser especialmente el caso si los gobiernos responden no permitiendo que los precios se ajusten más alto, en lugar de favorecer medidas alternativas como el racionamiento del consumo o las suspensiones controladas de la cadena de producción.

Figura 5: Índice “Baltic Dry”

3. La subida de la inflación desde mayo se extiende más allá de EE.UU

Hasta ahora, el fuerte aumento de la inflación subyacente se ha limitado en gran medida a EE.UU. entre las principales economías. Las tasas de inflación en la eurozona, Reino Unido, China, Japón y Corea del Sur se han quedado rezagadas. El creciente coste euroasiático de la electricidad puede comenzar a cambiar eso, provocando un aumento de la inflación en Europa y Asia, al tiempo que acentúa aún más las presiones sobre los precios en los EE.UU. y en otros lugares. Si el coste de la electricidad aumentara en un solo país, sus productores podrían tener dificultades para trasladar ese coste a los consumidores. Sin embargo, el aumento de los costes repartidos entre el 75% de la base de fabricación mundial podría facilitar que los fabricantes traspasen los aumentos de precios con consecuencias mucho más amplias para la inflación.

4. Precio del petróleo cada vez más altos

Otras consecuencias de la subida del precio del gas y del carbón, no siempre destacado, podrían ser los aumentos en los precios del crudo. Aunque el petróleo se usa principalmente para el transporte, mientras que el carbón y el carbón natural se aplican fundamentalmente a calefacción y generación de electricidad, hay ciertos lugares donde el petróleo se puede usar para alimentar redes eléctricas y procesos de fabricación.

Desde el inicio de la pandemia, el precio del petróleo siguió de cerca la demanda mundial de viajes (Figura 6). Sin embargo, en medio del alza de los precios del carbón y del gas natural euroasiático, la demanda de petróleo crudo y de viajes ha comenzado a divergir. La recuperación en los viajes avanzó bien hasta finales de junio cuando la variante delta se extendió por todo el mundo. Al principio, los precios del petróleo reaccionaron negativamente a esta evolución. Sin embargo, desde mediados de agosto, el aumento de los precios del gas natural y el carbón, junto con la reducción de los inventarios y la negativa de la OPEP a aumentar la producción, han contribuido a un aumento de los precios incluso cuando la demanda de viajes sigue siendo baja.

Figura 6: Demanda de viajes VS Precio del crudo WTI.

5. Encarecimiento de los precios de las energías alternativas

Más allá de los combustibles fósiles, otras fuentes de energía también están experimentando aumentos sustanciales de precios, incluido el uranio y los metales de las baterías como el litio y el cobalto. Los precios del uranio aumentaron un 67% en el transcurso del tercer trimestre de 2021, mientras que los precios del cobalto y el litio aumentaron un 30% y un 50%, respectivamente. Aparentemente, algunos inversores están viendo que el almacenamiento de baterías y la energía nuclear aumentan su atractivo a medida que los precios de los combustibles fósiles se disparan.

6. Impacto en la agricultura

El gas natural se utiliza para fabricar muchos fertilizantes y también se puede utilizar en la fabricación de gas CO2 comprimido. En Europa, la producción de fertilizantes se ha reducido hasta en un 40% como resultado de la disminución del suministro de gas natural. La escasez ha disparado los precios de los fertilizantes en todo el mundo, incluido un aumento del 270% en EE. UU. Mientras tanto, en el Reino Unido, hay escasez de gas CO2 comprimido que se utiliza para anestesiar a los cerdos antes del sacrificio. Por tanto, se presentan como otras consecuencias de la subida del precio del gas. Los suministros reducidos de fertilizantes podrían hacer subir los precios de los cultivos, mientras que la escasez de gas CO2 podría contribuir a un aumento de los precios de la carne en la medida en que impida el funcionamiento de las plantas de procesamiento.

7. Los mercados de divisas

Los precios más altos del gas natural y el carbón podrían beneficiar potencialmente a las monedas de los principales exportadores de gas natural y carbón, como Australia, Rusia y Estados Unidos, a expensas de las monedas de importadores clave como China, Japón, Corea, la eurozona y el Reino Unido. El dólar australiano en particular a menudo ha seguido de cerca los precios de los recursos naturales. El carbón y el gas natural representan el 43% de las exportaciones de recursos naturales de Australia.

Éstas son varias consecuencias de la subida del precio del gas, pero ¿cuánto pueden durar los altos precios del gas natural, el carbón y la electricidad?

Estas son algunas de las consecuencias de la subida del precio del gas, pero no sabemos cuanto tiempo puede durar su subida. Un otoño más cálido de lo normal y un invierno templado, combinados con un aumento de la oferta, podrían reducir los precios con bastante rapidez. Por el contrario, las continuas interrupciones del suministro y un otoño e invierno más fríos de lo esperado podrían presionar aún más los suministros y hacer que los precios suban aún más.

Actualmente, las curvas de futuros del carbón y del gas natural sugieren que el comercio anticipa que los precios del carbón y del gas natural euroasiático se mantendrán relativamente altos durante el otoño y el invierno de 2021 y 2022 antes de moderarse a niveles que todavía están significativamente por encima del 2020 y niveles del primer semestre de 2021 a mediados de 2022. Esto sugiere que, si bien algunos inversores pueden esperar que algunas de las presiones de costes más significativas disminuyan a mediados de 2022, la gran mayoría se está preparando para un invierno difícil. De ser así, el mundo podría experimentar un aumento significativo de la inflación durante los próximos seis meses combinados con interrupciones adicionales de la oferta cuyo impacto podría extenderse a los mercados financieros y de materias primas.


Los comentarios realizados en este artículo, las posibles operaciones sugeridas o planteadas y el material suministrado tienen fines meramente formativos. En ningún caso, constituyen un asesoramiento profesional, una propuesta de inversión o una recomendación operativa. iBroker Global Markets Sociedad de Valores, S.A. no se responsabiliza de las consecuencias de la información difundida ni puede asegurar que la información sea exacta y/o completa.

Los Futuros y las Opciones también son instrumentos complejos y presentan un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Los Futuros y las Opciones no cuentan con la protección de saldo negativo y las pérdidas podrían exceder el saldo depositado en su cuenta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies